Churrerías españolas sobre ruedas: la protohistoria del food truck

Imagen.  http://static.noticiasdegipuzkoa.com/images/2013/11/24/14007272_21228_1.jpg

Mira que lo tengo dicho: aquí siempre ha habido food trucks. No vendíamos perritos calientes, ni crêpes, pero las churrerías y los pollos asados iban en camiones y se movían. De  hecho, continúan haciéndolo, pues, en los días de mercado,  en mi pueblo hay un señor que se asfixia de calor frente a unas cuantas hileras de pollos, patatas, carrileras y canelones que vende como churros. De allí no lo mueves  así se achicharre, porque ese día hace más caja que todas las terrazas de la plaza juntas.

El  señor de los churros, las patatas y  las cortezas  también ha instalado su negocio sobre cuatro ruedas. Cada festivo expone toda clase de dulcerías fritas en aceite – de oliva-  y espolvoreadas de azúcar o canela, que es como nos gustan a nosotros las porras, los churros, con o sin chocolate.  Cada mañana lía paperinas  en papel reciclable, antimanchas, con una soltura que ríete tú de un experto en papiroflexia. La nueva churrería tiene estas cosas. Ya no hay humaredas  espesas que te indiquen el lugar donde se ha aparcado el camión, el churrero es joven, con barba espesa y repeinada,  y tiene los brazos tatuados hasta el codo. El hipster ha llegado también al mudo del churro y la gastronomía.  A veces comenta con los colegas lo mucho que se alegra de haber montado su propio negocio sobre ruedas:  “Esta es la máquina de churro ideal para cualquier restaurante” . En el mercado hay mucha variedad, pero ellos se inclinan por la calidad que ofrece la maquinaria Inblan.

 Eso sí, no son camiones decorados con detalles vintages, no hay chicas con guirlandas de flores en la cabeza, ni tampoco hacen comida tex mex en los parques de Barcelona. Están donde siempre han estado: en los mercados semanales, en esquinas y en calles donde pasan los niños, las señoras por la tarde y  los señores  solos, con periódico en mano, los domingos por la mañana. Van  a comprar su paperina calentita a un churrero de su confianza que, en realidad, hace  muy pocos kilómetros con ese camión.

 

 

Imagen. http://91.229.239.12/fg/476/18/remolques/remolque-bar-churreria-vitrina-pizzeria.-47618388_2.jpg

Los food trucks españoles de los 70 eran la alegría de las ferias y las fiestas mayores. Junto con las manzanas de caramelo y el algodón de azúcar, los churreros tenían en sus manos la gastronomía del feriante que se completaba con bocadillos de chistorra y patatas fritas con mahonesa. A menos que pasara una improbable inspección, el aceite-grasa de origen desconocido permanecía en  el mismo barreño durante tres o cuatro ferias de 8 días y se bañaban en él toneladas de harina con manteca.  “Si te decides a montar un negocio como este en la churrería Inblan encontrarás la mejor maquinaria confesaba  a los  colegas-familiares-emprendedoresdelos70, aquellos que,  viendo cómo la primera crisis petrolera del 73 se llevaba por delante los puestos en la obra,  tenían que decantarse por el bar, la furgoneta de transporte, o ese prototipo de negocio hotelero que tanta felicidad dio a los niños como yo.

 photo churreria manolo_zpsoolsmclg.jpg

Hoy en día, con otra crisis encima, los camiones de comida han vuelto a tomar las calles, pero ya no son churrerías. Parece que el churro se quedó con ese estigma de feriante, de dulce pueblerino de poca monta, y ya nadie se interesó por él hasta hace poco.

Ahora los churros y los camiones van por caminos distintos. Sobre ruedas muy cuquis,  venden comida de todas clases chicas no menos cuquis vestidas a juego con las cortinas del camión. Tienen muy buen gusto, no molestan,  no sueltan pestilentes humos,  se plantan allí donde les deja el ayuntamiento en días contados: Palo Alto, Sónar, Primavera Sund, Fiestas de la Mercè en la Ciutadella., etc. Lugares donde la gente no busca churros, sino (mini)  tacos de cochinita pibil o crêpes  de brie y jamón serrano ( frías).

  photo van van  2_zpsazgbpe1z.jpg

 

 photo VAN VAN MERCAT 2_zpsgtlxyxrc.jpg
Los churros, en cambio, están en pleno revival de la mano de pasteleros de renombre, amén de las clásicas granjas  de las calles del Pi y Petritxol , que los sirven en Barcelona con mucho suizo y mucho melindro. En Comaxurros los hacen salados y de colores, con buena materia prima. En la Xocolateria de Oriol Balaguer les han creado su propia paperina de cerámica para que te lleves el chocolate y los churros sin mancharte en tu paseíto por Barcelona. Calidad máxima en ambas cosas y un lugar delicioso en el que deleitarse un ratito.

COMAXURROS photo COMAXURROS_zpsgqluh0qr.jpg

 

Imagen: . http://www.comerbeberdormir.com/wp-content/uploads/2014/12/Take-Away-churros-chocolate.jpg

Pero, después de todo, ¿qué sería de nosotros sin una churrería ambulante? Amanecer en domingo y ver la misma cara esperándote desde hace horas con unas porras calientes, comentar la jugada y el panorama, el tiempo y el estado de la nación con alguien que lleva años aparcando en la puerta de tu casa es como tener a un enamorado fiel que se posa impertérrito bajo tu balcón esperando tu sonrisa. Lo dicho: yo para ser feliz quiero un camión.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments: Leave a Comment

Arroz con jamoncitos de pollo, setas y pimiento rojos asados.

 photo arroz jamoncitos_zpssbch00o5.jpg

¡Qué socorrido es un arroz!  Casi con cualquier cosa podemos hacer un arroz monumental que sirve para dar de comer a mucha gente y, encima, hacerlo bien. Yo suelo aprovechar mucho los restos de hortaliza y algunas buenas conservas para improvisar arroces de  domingo o de diario, según se tercie. En este caso compré jamoncitos de pollo pensando en ponerles unos ajos,  un chorrito de vino y poco más, pero luego recordé que tenía uno de esos botes de setas  variadas que van muy bien para utilizarlas fuera de temporada, unos pimientos asados del día anterior y, como siempre, buen fondo de verduras y pollo en el congelador. Con estos ingredientes básicos e improvisado este arroz que me ha servido para dar de comer a unos familiares que llegaron a última hora. Espero que os guste!

Ingredientes para 4/5  personas:

8 jamoncitos de pollo

Arroz bomba.

Un bote de setas variadas

Unas tiras de pimiento  rojo asado o pimientos del piquillo

Una cebolla

Dos o tres dientes de ajo

Un pimiento verde pequeño

Medio pimiento rojo

3 o 4 cucharadas soperas de tomate frito casero

Un poco de azafrán en polvo

Un chorrito de vino blanco.

Romero fresco

Caldo o fondo de ave y verduras.

Aceite de oliva y sal.

Preparación: 

En la paellera con un poco de aceite de oliva, debes rostir los jamoncitos despacio. Han de quedar casi hechos y dorados por ambos lados. Mejor no darles muchas vueltas con las pinzas o tenedores para que no se rompan. Una vez hechos, retíralos.

En el mismo aceite, haz el sofrito clásico de cebolla, ajo, pimientos y tomate. Añade las setas, el romero y el vino blanco y espera a que se evapore el alcohol.

Anacara el arroz en ese sofrito y, después de darle una vueltas a todo el conjunto, añade el fondo bien caliente y deja que cueza unos 18 minutos. Yo suelo medir el arroz por puñados o tacitas de café. Una por personas y una de propina:)

Cuando esté  a mitad de cocción, añade los jamoncitos de pollo y el azafrán.

Al final de la cocción, añade las tiras de pimiento asado, un poco más de romero fresco, tapa la paellera y deja reposar dos minutos más.

 photo arroz con jamomncitos_zpsyiclfg7j.jpg

Comments: Leave a Comment

Café Ocaña: la Plaza Real según Nazario

 

  Imagen. lageneraldefotos.blogspot.com

Hay bares que no  pueden desligarse de su ubicación. Todo lo que está situado en la Plaza Real está condenado a arrastrar el sambenito y el tufo de esa Barcelona que no pudo ser. Para mí, que nací en Escudeller Blancs y  di los primeros pasos en una plaza ya habitada por palomas, putas y los de la séptima flota, la plaza tiene, como dice Nazario, algo de pueblo, de rincón, de mundo aparte, pero también de soledad infinita, de grito de loco.

Puesto que ya la abandoné y no he vivido el aluvión turístico, la degradación galopante, la especulación urbanística, la llegada de “los negros y los árabes”, no soy la voz adecuada para describirla. Ahora me limito a tomar mezcal  -de paso- como todos,  en DF, vestida de foodie barcelonesa en un Café de cuyo pintor casi no me acuerdo, porque se murió justo cuando yo empezaba a bajar por las Ramblas buscando el Karma

Y puesto  que tampoco  me gusta andar todo el día mascullando el pasado, miro el espacio del Café Ocaña como lo que es hoy, un bar  de diseño espatarrante, decorado por un par de insomnes, con una buena oferta gastronómica y una terraza que es mejor que una silla en un circo. Del que habla, por cierto, Nazario en su libro:  Plaza Real Safari.

Porque yo me he leído el libro buscando la voz de Nazario que hay detrás, o antes, o dentro de la cámara con la que ha fotografiado desde su ventana a toda la peña de locos, turistas, julligans, artistas y paseantes que pasan debajo de su casa.

Caen unas gotas y todos aguantan impertérritos hasta comprobar que la lluvia va en serio para, botellas en mano, refugiarse en los soportales libres de terrazas. Allí permanecen de pie contemplando la lluvia y, si esta arrecia, se tumban en el suelo reanudando su  continua juerga. en cuanto escampa, sin esperar a que se sequen los bancos, vuelven a ellos protegidos por cartones o sin ellos.

Todos mean en las calles adyadcentes a la Plaza o en cualquier rincón, o tras cualquier columna de la Plaza. En los bares no los dejan entrar. Estos meaderos improvisados no sólo son de usos exclusivo de los alcohólicos sino de todo viandante  que pasa y siente necesidad.

A veces el grupo de cuatro bancos en “U”  ofrece el aspecto buñuelesco de la especie de “Sagrada Cena”  de la película Viridiana.

Capítulo, Los alcohólicos. Nazario. Ed. Café Ocaña. Barcelona 2015.

Yo que me había dado una jartá de Víboras chillones e irreverentes,   no esperaba tanta compasión, objetividad de forense, poesía- a veces-, ternura -otras-, en esta descripción de la vida de la Plaza. Las fotos siempre necesitan un  buen texto y un par de cañas.

En ningún momento se habla de “la Barcelona canalla” que me parece un término de lo más pijo y vacío de contenido,  y un insulto para los que sí lo son. Y sólo una vez Nazario nombra “el rollo Undenground“, aunque yo lo utilizo porque  tengo que guiar al posible y raro lector de este blog . Eso me gusta, porque no creo que el artisteo del momento tuviera remota idea de cómo llamar  a lo que hacían más allá de fiesta o cuelgue permanente. Tampoco hay lamentaciones, ni se utiliza el texto como crítica. El describe y tú deduces, el describe y tú te imaginas en un balcón, oyendo el silencio de las cinco de la mañana, cuando se han ido los alcohólicos, alguien duerme en un banco, la fuente repite su rumor, las palmeras están quietas y entran, como cada día, los repartidores de cerveza y los de la brigada de limpieza a mangerazo limpio. 

 

Imagen. https://triangulomag.files.wordpress.com/2013/07/offtrv.jpg

La verdad es que fue una lástima que muriera tan joven, tan tristón en sus disfraces. También es una lástima que la gente no sepa, cuando se come las croquetas en la terraza, quién fue este muchacho que vivió en el número 12, tan amigo de Nazario y su troupe. Pero así es la vida: para vivirla, fotografiarla, comérsela y contarla.

Imagen. http://www.ocana.cat/wp-content/uploads/oca%C3%B1a_cafe_640x430_10-640×430.jpg

Comments: Leave a Comment

Solomillo ibérico al hojaldre con queso brie

 photo solomill hojaldre_zpst2cid50a.jpg

En noches  como esta, con la verbena en puertas, es posible que tengas invitados en casa y  pocas ganas de cocinar porque tu también quieres disfrutar de la fiesta. Lógico. En estos casos lo mejor es pensar en un buffet de ensaladas, buenos embutidos y quesos y algún plato sencillo que no requiera muchas maniobras culinarias y no nos deje la cocina hecha unos zorros.  En noche como la de hoy hay que pensar que el horno es un gran aliado,  y el hojaldre también. En alguna ocasión os hemos presentado nuestras quiches favoritas, pero ahora os presento un plato muy simple que no falta en nuestra casa cuando queremos quedar bien sin demasiados artificios: el solomillo de cerdo ibérico al hojaldre con queso brie. Esperamos haberte ayudado un poco  y que os guste tanto como a  nosotros. ¡Feliz verbena!

Ingredientes para 4 personas: 

Un solomillo de cerdo ibérico

Queso Brie o Camembert

Una lámina de hojaldre congelado

Aceite de oliva

Sal, pimienta, tomillo.

Un huevo para pintar el hojaldre

Preparación:

En una cazuela o sartén grande, poner un poco de aceite de oliva a calentar y marcar el solomillo  ya sazonado un poco por todas las caras.

Cuando esté hecho y se haya enfriado un poco, poner encima de la carne trozos de queso Brie y tomillo. Añadir un poco de tomillo fresco.

Envolverlo en la lámina de hojaldre, cerra bien por las puntas y pintar con un huevo batido.

Meter en un horno precalentado a 180 º durante unos 20 m, cuando quede bien dorado. La carne no debe quedar muy hecha.

Dejar reposar un poco y cortar en láminas bien gruesas.

 photo solomillo hojaldre_zpsnjlraur3.jpg

Comments: Leave a Comment

VERMUT ROJO PASIÓN: LA ALIANZA ENTRE PACO PÉREZ Y VERMUTS MIRÓ.

vermut rojo pasion photo vermut en Doble PP_zpsk2pefbf3.jpg

El vermut es la bebida de moda. Lo corroboran las nuevas marcas y el auge de las antiguas, los libros publicados, la marea de gente que se agolpa en las bodegas, bares y tascas para celebrar este ritual mañanero alrededor de un vaso de vermut y unas latas.

Los que ya lo conocían aplauden su resurgimiento. Las nuevas generaciones, seguidoras de las tendencias gastronómicas, están proporcionando el terreno abonado para que una bebida de extracción humilde y gran versatilidad  alcance  cuotas de creación gourmet hasta ahora solo reservadas para otras elaboraciones mejor posicionadas en los gustos sociales más exquisitos. El mundo de la coctelería  con vermut es un ejemplo de ello. En las barras de las mejores coctelerías del mundo hace tiempo que cuentan con esta bebida cuyo regusto amargo y poso de hierbas maceradas combina bien con otras bebidas  más dulces, tragos secos o frutas, pero ahora la lista de creaciones va mucho más allá del Dry Martini o el Negroni.

 photo vermut 5_zpsh6gfz4qi.jpg

La unión de la prestigiosa marca Miró, todo un referente en la cultura del vermut catalán con sede en Reus, con uno de los chefs con más estrellas Michelín del país, demuestra que esta bebida está viviendo su momento de gloria: la creatividad se une con el conocimiento y la experiencia de los artesanos del vermut. En la presentación de Vermut Rojo Fusión en el Restaurante Doble , cuya oferta gastronómica dirige el chef de LLança, pudimos catar un vermut cuyas interioridades nos descubrieron los representantes de la marca Miró y el propio Paco Pérez.

Doble photo vermut 2_zpsoyqwdf43.jpg

 photo vermut 3_zpsrzjoupup.jpg

Quizás la doble maceración y el uso de olivas arbequinas en su combinación de elementos sea la nota más destacada de este nuevo vermut firmado por Miro y Paco Pérez. Suave, más bien sedoso, al amargo característico de estas bebidas se le une el recuerdo sutil del regaliz, la piel de naranja, el anís estrellado, las hierbas mediterráneas, como el hinojo o el tomillo, incluso, un punto dulce del caramelo.

 photo vermut 4_zpsqjy62o2s.jpg

navajas en Doble photo vermut 7_zpse6afhgxk.jpg

Como todo vermut, es ideal para tomar al mediodía con buenas conservas de mariscos o, en nuestro caso, con navajas y mejillones frescos que el chef de Doble combinó con delicadas salsas de lima o algas. Aunque suponemos que en este restaurante coctelería que ocupa los bajos del Egg’s habrá también ocasión de probar los clásicos Negronis o Dry Martinis que tanto glamour aportaron a la historia del vermut. Como mínimo, el espacio así lo sugiere.

 photo vermut en doble miro pp_zpst6g4oohn.jpg

Mejilllones en Doble photo vermut mejillones pperez_zpsuu1q4s7e.jpg

En Doble, el restaurante coctelería que ocupa los bajos del Egg’s, 

Doble photo vermut en doble_zpsl6lhrumu.jpg

Comments: Leave a Comment

Gazpacho con albahaca, mozzarella y aceitunas negras

gazpacho con albahaca mozzarella y aceitunas negras photo gazpacho caprese 3_zpsovbfbfod.jpg

El gazpacho, algunas veces lo hemos explicado en este blog, es una sopa fría de hortalizas de la huerta que se mezcla con pan sobrante, aceite de oliva y vinagre. Pero, en realidad, hay tantos gazpachos como provincias andaluzas  existen,  y  tantas versiones como manos lo preparen, porque, a partir de unos elementos  muy básicos,  uno puede enriquecer esta receta casi con todo lo que se le antoje.

Yo he probado en Andalucía gazpachos tremendamente buenos con su guarnición clásica de pan frito, picadillo de hortalizas, jamón y huevo duro. Pero, tradicionalmente, el gazpacho se acompañaba de frutas de la temporada: melón, sandía, peras, manzanas, uvas, etc. Razón por la cual, es tan bueno y tan fácil  crear  gazpachos con fresas, melocotones o cerezas, unos deliciosos gazpachos en los que la acidez del tomate se contraresta con estas deliciosas frutas dulces. Pero, además, si pensamos que el sabor del  tomate predomina en los gazpachos ¿ Cuántas cosas no se te ocurren para combinar con esta sopa fría y enriquecerla a tu gusto? Desde toda clase de hierbas aromáticas, quesos suaves, mariscos, cecina o jamón, huevas de salmón o lumpo… Muchas  de las cosas que tal vez tengas por la nevera pueden mejorar tu gazpacho. Es cuestión de ir probando…

Nosotros hemos hecho hoy este gazpacho sin pan que hemos enriquecido con albahaca, mozzarella y aceitunas negras; es decir, hemos añadido algunos de los elementos de la  ensalada caprese a una base de gazpacho muy suave en el que el tomate es su ingrediente principal. Espero que os guste y me lo contéis.

Imagen: http://static.imujer.com/sites/default/files/elgranchef/ensalada-caprese.jpg

Ingredientes :

3/4 de K. De tomates maduros

Medio pimiento rojo grande

Un pimiento verde pequeño

Media cebolla

Medio ajo

Medio pepino

Albahaca

3 cucharadas soperas de aceite

3 cucharadas  soperas de vinagre de vino

Mozzarella

Aceitunas negras picadas

Preparación: 

Mezclar todo en el vaso americano o batidora y añadir un poco de agua, si fuera necesario, hasta obtener la textura suave y cremosa del gazpacho. dejar enfriar varias horas en la nevera.

En el emplatado pondremos unas bolitas de mozzarella, un cordón de aceite de oliva y algunas aceitunas negras picadas.

Comments: Leave a Comment

12 TAPAS, 1 MUNDO: LA COCINA SOLIDARIA DEL GRUPO ANDILANA

  photo tapas solidarias Andilana  Pincho de berenjena crujiente a la miel soja y mostaza_zpsuz7d21x0.jpg

 12 Tapas, 1 Mundo es el nombre con el que ayer se presentó en Barcelona una iniciativa  solidaria que llevarán a cabo durante todo un año los restaurantes del Grupo Andilana. De acuerdo con su plan de responsabilidad social, los restaurantes del grupo ofrecerán una serie de tapas al precio simbólico de un euro. Todo  lo recaudado con esta oferta gastronómica irá  a parar a una serie de ONGs que trabajan con personas desfavorecidas como son Arrels Fundació, Amics de la Gent Gran, AIS Ayuda a la Infancia sin Recursos, Asdent, Casal dels Infants, Pallapupas, El Lloc de la Dona, Acció Social Montalegre, Caritas Barcelona, Fundació Ared, Fundació Privada Jubert Figueras y Fundació Maria Raventós.

 Tapa solidaria grupo andilana brocheta de mozzarella y cherry photo tapa solidaria grupo andilana_zpstysy9cjm.jpg

 Con este simple gesto, los comensales  de los restaurantes  Balthazar, Flamant, Grill Room, La Crema Canela, La Dolça Herminia, La Fonda, La Polpa, La Rita, Les Quinze Nits y Market que degusten estos platillos y tapas  exclusivos estarán contribuyendo a una labor social para con los colectivos más desfavorecidos. De nuevo, pues, la cocina crea vínculos con la sociedad que la acoge y la fomenta, repercute en el bienestar social y se muestra más enraizada que nunca en las condiciones socieconómicas  de su entorno.

Imagen. http://www.bancoalimentostfe.org/banco/wp-content/uploads/2013/07/DSC_4602.jpg

En estos últimos tiempos buscar fórmulas para no desperdiciar alimentos o colaborar con colectivos que están siendo ayudados urgentemente por el Banco de Alimentos, comedores sociales  o Cáritas  es una urgente prioridad. Para los que nos dedicamos a la información gastronómica es indispensable que aquellos que tienen en sus manos la posibilidad de dar de comer al prójimo no cierren los ojos ante una realidad que avergüenza, hiere y hace de la ciudad un lugar terriblemente desigual. Tanto si se trata de abrir comedores escolares en época estival, como de repartir sobrantes de comida en buen estado de supermercados y restaurantes, urge una política social para paliar el hambre. La malnutrición de niños y ancianos en situación de semi abandono, inmigrantes irregulares, familias monoparentales en condiciones económicas  precarias, el número creciente de sin techos,  todo ello es  un lastre que se arrastra  ya hace mucho tiempo. Ha gangrenado de tal forma  en el seno de la ciudad  que  el barcelonés lo ve casi como un mal necesario que solo se tapa cuando molesta al turista.

Ofende terriblemente ver la cantidad de gasto innecesario en asuntos secundarios cuando todo esto sucede ante nuestras narices, de la misma manera que resulta terriblemente doloroso ofrecer  alegremente una información gastronómica, elitista y desenfadada, cuando al salir de un restaurante alguien te extiende una mano. 

Aplaudimos, pues, esta iniciativa y deseamos que la restauración barcelonesa ( y el nuevo Consistorio, por supuesto)  tenga siempre presente que no todos los ciudadanos pueden sentarse en una buena mesa en la ciudad más gastronómica del Mediterráneo.

 photo tapas solidarias 1_zps26ykjtqy.jpg

Comments: Leave a Comment