Històries de la Barcelona Gormanda: un viatge per la ciutat a través del temps, el menjar i el beure. Josep Sucarrats i Sergi Martín. Angle Editorial.

Una verdad de Perogrullo para empezar: el motor de la historia no es el amor, es la comida. Lo sentimos por aquellos románticos que creen que los barcos zarparon para hacer grandes gestas, que las luchas entre cruzados las instigaron mujeres hermosas, bla, bla. No, los hombres han cruzado océanos para encontrar comida, transformarla, conservarla, venderla, manipularla, intercambiarla, etc, etc. La víscera ejecutora de la historia es el estómago: Como, luego existo. Y si no, echen una ojeada a los textos sagrados y verán lo que ocurrió porque alguien se puso fino con la comida:)

 photo adaaacutenyeva_zps844fb0e3.jpg

 Los libros de historia y cultura gastronómicas, sin embargo,  no son los más vendidos. Da como miedo  entrar en el terreno alimenticio si no es para hablar de recetas. Todo lo más, leemos unas líneas- los más raritos- sobre la producción especialísima de un producto y su unión con un territorio determinado. La gastronomía se reduce, pues, a una lista de elaboraciones y unos cuantos marmitones que han pasado a la posteridad.  Si echan una ojeada a las estanterías de cualquier librería verán que predomina la practicidad, a juzgar por el bombardeo de  recetarios firmados por alguien muy mediático  a rebufo de programas televisivos. Pero, por desgracia, eso nos deja en un terreno muy superficial, en la epidermis del conocimiento gastronómico, que es transversal y amplísimo.  Por eso, cuando alguien se arriesga a armar un libro donde la historia y la comida son sus ejes, ya no me siento tan sola. Si se hace con brío, amenidad y conocimiento, lo celebro.

 

Este libro del que ahora sólo me quedan las migas tiene, además, otro eje, otro protagonista, que es cambiante, sorprendente, llena de recovecos, de misterios, luces, sombras, imprevisiblemente femenina : la ciudad de Barcelona. Es quizás esto lo que hace que la lectura de sus historias gormandas sea terriblemente adictiva, no puedes leer sólo una …. O la nostalgia de quien la ha vivido, comido y deseado desde hace tres décadas sin ser consciente de la importancia de mi pasear goloso o, simplemente, ese punto de vista  curioso y  dinámico con el que los autores nos trasladan de un tema a otro.   Fot-li canya!: una  de cereales del medievo, una ensalada de Domènech, una de bombas con papata y picante, tres de gastrónomos y una de cafés bien cargados!

 photo carvalho_zpse5464524.gif

Vite, vite! Con entusiasmo,  con rapidez, como si fueras en el metro de la línea del tiempo: en cada parada, te cuento un cuento, vale?  Imposible bajarse. Las  anécdotas más inverosímiles  se entrecruzan con los personajes y los hechos  cruciales en esta constante búsqueda de la comida, los retazos históricos  de la carestía, los momentos de celebración, los logros más excelsos, la pequeña historia de esos  rincones que nunca nadie supo  contarte… Temps era temps!


Quizás alguien pueda pasar por la vida no sabiendo los avatares del restaurante donde se casaron sus padres, sin conocer la audacia  de aquel lugar  mil veces frecuentado donde se comían los mejores quesos de los 80, la razón por la que  uno le tiene apego a una bebida chocolatada, quién bautizó una cazuela de pescado que mi madre hacía todas las Navidades con ese nombre tan castizo, el porqué del encanto irresistible de aquellos mostradores elegantes con olor a escabeche, el enorme vacío de una mesa desnuda… pero yo no soporto las vidas insípidas.

  photo zarzueladepescado_zps8cf4c24c.jpg

 

Comments: 1 Comment

Tres recetas encadenadas con calabaza: la crema, la quiche y el muffing

crema de calabaza bacon roquefort photo cremadecalabazaconcrujientedebaconyroquefort_zps6aef2169.jpg

La calabaza es la reina de la estación otoñal, la curcubitácea-carroza que más color y sabor da en los platos que anuncian el frío. Si te dan calabazas,  no te eches a  llorar, !aprovéchalas!

Te damos tres ideas muy fáciles para que empieces a tomarle el gustillo.

La primera es una simple: crema de calabaza con crujiente de bacon y Roquefot 

El nombre es un rato pedante, pero es más simple que el mecanismo de un botijo.

Ingredientes: calabaza, puerros, patata, chorrito de AOVE, bacon y Roquefort al gusto, una  pizca de tomillo fresco ( si te gusta)

Preparación: Pon los puerros a sofreir en una cazuela con el caliente. No los quemes, deja que doren poco a poco. Incorpora después las patas cortadas a trocitos y la calabaza. da unas vueltas en el mismo aceite y cubre con agua. No mucha porque la calabaza suelta mucha agua. Cuando todo esté tierno, tritura con el brazo de la batidora. Pon en cada plato un poquito de Roquefort y unos trocitos de bacon que previamente habrás dejado crujientes pasándolos  por una sartén sin gota de aceite a fuego muy  bajo y con algún cacharro encima ( un cazo, por ejemplo) para hacer presión y que no se levanten.

 Quiche de calabaza, gorgonzola y nueces

 Ingredientes: Una lámina de hojaldre congelado, calabaza cocida, gorgonzola, nueces partidas, 4 huevos, unos 200 ml. de nata líquida, sal, pimienta.

Preparación :  aquí se trata de aprovechar una parte de esa calabaza que ya tienes cocida para hacer la crema anterior y que has reservado para otras cosas, con lo cual esta quiche te costará 20 minutos de preparación. Ultrarápido, ultralimpio.

Pon, como siempre, la lámina de hojaldre en un molde untado con mantequilla o de silicona  en un horno precalentado a 180 unos 7, 8 minutos para que se dore. Pínchala un poco antes con un tenedor para que no se levante. Mientras, bate en un bol los huevos, la nata, el gorgonzola y las nueces, salpimenta y viértelo en el molde cuando la masa esté ya un poco cocida. Vuelve a introducirlo en el horno unos 20 minutos hasta que pinches con el palillo y esté limpo y veas que tu quiche hace una cara más o menos como esta…o mejor:)

quiche calabaza photo quichedecalabazamejorada_zps2582dd48.jpg

El muffing de calabaza

Digamos que el nombre de este pastel-muffing-puding, o lo que sea, es una licencia que me he tomado tras comprobar que los ingredientes son los mismos que un muffing, pero con algunas diferencias. Está bocaabajo, por eso no veis la forma habitual. Es mucho más blandengue y suave porque no me interesaba poner mucha harina, sino aprovechar la calabaza cocida que quedó para hacer un semipostre que no llevara mucha azúcar y sí esas especias que le dan un toque de postre antiguo, sano, nutritivo.

Ingredientes: 300 gr. de calabaza cocida, aprox, 150 de harina, 50 gr. de azúcar, 2 huevos, leche ( una taza, apox) , un sobre de levadura, un poco de mantequilla, 2 huevos, canela en polvo y semillas de hinojo o anís.

Preparación: En un bol mezcla la harina tamizada con el azúcar , la levadura y las especias. En otro bol mezcla la calabaza bien chafadita, los huevos, la mantequilla pomada, la leche. Ahora ves vertiendo esta mezcla en el bol anterior poco a poco, sin dejar de remover. Unta un molde con mantequilla o usa uno de silicona y mete la mezcla en el horno precalentado a 180º. 40 minutos más tarde tendrás este pastel que puedes decorar con más canela, azúcar glass o acompañar con un chocolate caliente. !Una pasada!

 photo muffiondecalabazaanisycanela_zps8cc468e4.jpg

Comments: 1 Comment

Tres recetas encadenadas con camagrocs: el arroz, el trinxat y las patatas enmascarades

Imagen. La cuina d’en Jaume

Esta pequeña y delicada seta, llamada de otras mil maneras,  fina y estirada de pie, sombrerito amarronado, es una de mis preferidas, más que nada porque no he de estar buscando si esconden gusanos y porque cabe en casi todo lo que se me ocurra, culinariamente hablando. No suele desagradar a los más reacios a las setas porque aporta un poco de textura, aroma y sabor, pero sin dejar ese recuerdo a bosque tan marcado de otras setas como el cep, o el rovelló ( níscalo). Cuando encuentro ofertas interesantes en el mercado, como ocurre con frecuencia en este final de verano tan lluvioso,  o cuando algún amigo “caçador de bolets” se acuerda de mí, intento echarle mano y utilizarlo de tantas formas como me sea posible.

Os presento tres ideas sencillas, con ingredientes que seguro tenéis en la cocina- baratos, comunes, ordinarios, otoñales-, tres recetas tradicionales, con cierto aire rural, recio, otoñal. Tres preparaciones que surgieron por la necesidad de aprovechar aquello que se tiene a mano,  de alimentar a los que se sientan a mi mesa de la mejor y más variada forma.

Arroz de camagrocs, butifarra negra y espárragos trigueros

arroz setas photo arrozcamagrocs2_zps33b979c8.jpg

Este no es un arroz majestuoso, de los que se hacen los domingos con bovagantes y mucha pinza sobresaliendo la paellera. es un arroz humilde, de diario, arroz de la nevera: se construye según lo que haya y se modifica según lo que haya. Pero es un gran arroz, porque está hecho a  conciencia, con ingredientes que, bien usados, dan mucho juego. A saber: arroz bomba del Delta de l’Ebre, una butifarra negra del perol, un manojo de espárragos trigueros, un poco de tomate casero bien concentrado, una cebolleta, dos dientes de ajo, un caldo de pollo casero, un pelín de tomillo fresco.

Empecé, como siempre, sofriendo la cebolla y el ajo, doré los trozos de butifarra, salteé los espárragos y los camagrocs, añadí el tomate- dos cucharadas nada más-, anacaré el arroz en ese sofrito y volqué el caldo de pollo suficiente ( hecho con carcasas de pollo y pavo, verduras típicas y bouquet garnie)  como para que no quedara muy seco. A fuego bajo lo tuve 18 minutos, añadí un poco de tomillo fresco, tapé y dejé reposar tres minutos más.

Trinxat de col con camagrocs, bacon y queso gouda

 photo trinxatcol_zps0e3016ae.jpg

El trinxat es un plato tan habitual en casa que ya se ha vuelto un símbolo de la  vuelta al órden invernal. Lo adaptamos de mil maneras y lo comemos con toda verdura que se ponga a tiro, le ponemos setas, butifarras, trozos de bacon o panceta, quesos, lo gratinamos…lo hacemos nuestro. Este es solo uno más. Con los sencillos ingredientes de casi siempre, a saber: la col, las patatas, un poco de bacon o panceta, más unos camagrocs y un gratinado de queso gouda que le da el toque especial.

Empecé, como siempre, hirviendo col y patatas cortaditas, lo rehogué en una sartén con aceite de oliva y el bacon salteado hasta hacer de ello una masa bien doradita, le añadí las setas previamente salteadas, lo metí en una bandeja de horno y lo gratiné con queso gouda unos minutos.

Patatas enmascarades con camagrocs

 photo patatesenmascarades1_zpsc68305db.jpg

Pero he aquí que sobraron patatas del trinxat y algo de nuestra maravillosa butifarra del perol, así que preparé unas patates enmascarades, plato bien contundente, para gente recia y de montaña. O no:) Lo que se necesita es bien evidente, a saber: patatas hervidas, butifarra del perol y unos camagrocs.

Empecé salteando los camagrocs en aceite de oliva, añadí la butifarra sin piel, a trozos, volqué las patatas  e hice con ello una especie de masa dorada y negruzca que espolvoreé con tomillo y romero.

Comments: Leave a Comment

Temporada de estrenos gastronómicos en BCN: Orgànic’s, Matis Bar, Van Van Mercat.

Fotos: Enrique Marcomatis photo matisBar_zpsa0d09a8e.jpg

Cierto. El verano aún colea. De hecho, el final apoteósico lo marcará la Mercè, con sus gigantes, cabezudos y ese pirotécnico que  nos pone a todos los vellos de punta. Pero el otoño “s’ensuma“, que diríamos en catalán, y no porque el carácter melancólico nos invada y tendamos al letargo estacional hasta nuevo aviso, sino porque los proyectos empiezan a desplegarse por todas partes, las noticias de una nueva o próxima apertura colapsan correos y uno tiene ganas, al fin, de “volver al cole”

Para abrir boca, mencionamos tres propuestas gastronómicas de reciente apertura. Una de ellas de carácter efímero- de momento-, las otras dos, con voluntad de permanencia.

Matis Bar. Plaza Nova nº 5

Quienes conozcan al chef Artur Martínez sabrán que regenta el Capritx, en Terrassa, desde donde luce con holgura una estrella Michelín. Con su hermano Juanjo regentaban la Picoteca, también en la misma ciudad, pero ahora han desembarcado en plena Puerta del Ángel para mostrar una oferta singular. Una mezcla del colmado  originario con el que esta historia familiar se inició en el mundo de la gastronomía, las tapas y platillos de Picoteca y el toque gastronómico del Capritx, todo ello bien  mezclado y agitado en un espacio triple,  abierto, divertido, moderno, asequible. Para muestra un botón: xatorejo ( entre el xató y el salmorejo), la brandada negra de bonito, l’éclair de bacalao. Y todo sin cuchillo!

artur photo artur_matis_zpsd879db17.jpg
Orgánic’s. Uquinaona 14

 photo organics002_zps3da47b17.jpg

 Lo que empezó siendo tendencia, es ahora de obligado cumplimiento. Nada que no sea de extracción local y absolutamente orgánico tiene futuro en el mundo de la gastronomía. Obviamente porque la producción de alimentos es motor económico y la cocina es su fábrica transformadora. Une, pues, a muchos sectores de la sociedad que sobreviven gracias al apoyo de los consumidores y, de rebote, los comensales se benefician de una alimentación más saludable para ellos y el medio que les rodea.

Este restaurante que luce el nombre de una franquicia con claridad de objetivos se ha asomado a la Ciudad  Condal para que los barceloneses tengan la posibilidad de comer rápido, pero bien y sano. Es posible unir  slood y fast food  en una tercera vía? Tal vez. Es cuestión de ofrecer ensaladas con ingredientes frescos que el cliente se monta a su gusto, un plato caliente diario, sandwiches para veganos- adaptarse o morir:)-, maquis vegetales, repostería digna. Su chef, Fran Heras, procura que desde las cocinas de Organic’s se abra la posibilidad de que nadie se vea obligado a malcomer fuera de casa por el solo hecho de hacerlo rápido y a buen precio.

Van Van Mercat Gastronomada. La Ciutadella únicamente durante las fiestas de la Mercè

Y qué contaros de esta propuesta que no sepáis? Porque ya habéis conocido la de otros países, porque sois forofos de todo lo que se menee gastronómicamente hablando, porque os encantan los carros, los camiones y las roullottes y habéis pensado en la posibilidad de lanzaros a la carretera con vuestras mejores tortillas, porque, simplemente, os gusta estar al día en tendencias, esta es tu opción. El Street Food no se ha implantado aún en España ( horarios, costumbres diferentes, legislación del tema?), pero dejará su huella en el parque de la Ciutadella durante la fiesta mayor, así que, si quieres saber de  qué va, ya estás corriendo, que las butifarras se acaban!
 photo van1_zps666adc1b.jpg

 photo van2_zpsdf363f4a.jpg

van 3 photo van3_zpse41a4b05.jpg

van 4 photo van4_zpsd3616fbb.jpg
van 6 photo van6_zpsdd6f765b.jpg

Comments: Leave a Comment

La merienda del final del verano: bizcocho de higos, yogur y nueces

 

 photo tartadehigos1_zpsf00e13d2.jpg

C’est la rentrée!  Así se anunciaba la vuelta al cole en la Andorra de los años 70. Con la ilusión de lo que empieza se olvidaba la dureza de un invierno que duraba casi tanto como el curso escolar, los madrugones, el hielo en las aceras, la oscuridad.

Con todo, la vida en letargo también era amable de puertas para adentro. Los hermanos pasillo arriba pasillo abajo, el edredón mullido, la bañera caliente, el olor a bizcocho…..

Este es uno de los muchos que pueden hacerse a partir de unos simplísimos ingredientes que siempre se medían con un bote de yogur. Es fácil, no es empalagoso y, sobre todo, es perfecto para tomar  como desayuno con un  buen vaso de leche  o  servir de merienda al  salir del colegio.  A mí me parece que tiene el encanto y la ternura de una infancia que llevo condenadamente pegada al paladar.

 photo tartadehigos2_zpsdbad7418.jpg

Ingredientes: 3 huevos, una medida de bote de yogur con azúcar, una medida de aceite de oliva, 3 medidas de harina, un sobre de levadura, 8 higos, 100 gr. de nueces.

Preparación: Precalienta el horno y mientras bate con varillas  los huevos y el azúcar en un bol, añade el aceite y el yogur y sigue batiendo. Después tamiza la levadura y la harina y añade a la masa anterior. No pares de batir. Introduce en esa masa los higos pelados y cortados y las nueces peladas y un poco rotas. Introduce en un molde de silicona o encamisado con mantequilla y harina. Hornea durante 40 minutos a 180º.

Imagen: geodruid.com

 photo Ines_Macarmen_zpseea93daa.jpg

Comments: Leave a Comment

Tres recetas con Romesco: romescada de rape, romescada de judías y marisco, el clásico xató

La primera duda que tengo al empezar a escribir este post es cómo debo definir al romesco. ¿ Es una picada o es una picada que se ha convertido en una salsa, o es una salsa elaborada a base de los ingredientes que forman parte de las picadas y que luego formará parte  de unos guisos fabulosos, de los mejores que ha parido la cultura gastronómica catalana? Mejor consultar con los expertos- Miquel Sen, lladonosa, Jaume Fábrega, etc- que son los que conocen bien la historia. Yo me limitaré a la práctica y a la recomendación ardorosa de estos platos, y otros que se os ocurran, a partir de este combinado de productos maravillosos que llamamos romesco. 

 photo romesacomejorado_zpsc03f4209.jpg

Ingredientes:

2 tomates  maduros escalibados

Una cabeza de ajos escalibada

& o 7 almendras tostadas

Otras tantas avellanas tostadas

Una rebanada de pan frito no muy grande

Carne de ñora o pimiento choricero, o de romesco, justamente. también puede comparase ya preparada en conserva

Aceite de Oliva Virgen Extra

Vinagre de jerez

Sal

Preparación:

Pica- maja- en el mortero todos esos ingredientes hasta que quede de la textura que ves en la foto. Cuidado con la batidora y su capacidad emulsionadora! Es mejor, si vas a utilizar la carne de pimiento en conserva, que la pongas al final de la picada, así como la sal, el  aceite, y  el vinagre hasta dejarlo de tu gusto.

Es ideal para los calçots ( que sería de los calçots sin romesco!), las verduras a la brasa., el marisco, el pescado a la brasa, hasta un pulpo al horno acompañado una patata al caliu gana una barbaridad con esta salsa. No sólo de allioli se alimenta el catalán:)

Una vez hecho esto, conserva un poco para hacer el siguiente  plato.

 Romescada de rape con almejas

 

romescada de rape photo romescadamejorada_zps3c1b6537.jpg

Ingredientes:

Un rape de kilo y cuarto, aprox.

Unos 400 gr. de almejas

Un buen fondo de pescado y marisco.

3 patatas grandes

Un puñado de judías del ganxet ( opcional)

Una cebolla mediana

2 o 3 dientes de ajo

Un par de cucharadas de tomate frito casero y bien concentrado

Hierbas frescas para el final y el emplatado como perejil o cebollino

Una buena cantidad de romesco.

Preparación:

Fríe  con un poco de harina y aceite de oliva bien caliente las rodajas de rape y reserva. En esa misma cazuela, fíe los dientes de ajo bien picados y la cebolla bien pequeñita. Cuando esté bien rehogada, añade el tomate frito-mejor casero- y deja que cueza todo junto unos minutos. Añade el fondo de marisco y pescado, las patatas en rodajas y algo de romesco. Que haga chup- chup y se cuezan casi del todo las patatas. Añade, al final,  las almejas, después el rape y algunas judías ya cocidas. Dale un hervor a todo en esa cazuela de barro maravillosa donde todo irá ligando a golpe de cazuela. Echa un poco más de romesco para que espese la salsa. Deja unos minutos de reposo antes de servir y disfruta.

Si aún te queda romesco, prepárate para la segunda receta….

Romescada de judías con almejas y gambas

 

romescada photo romescadadejudiacuteas1_zps50c5980f.jpg

 Cuando hago cazuelas como la anterior me suele sobrar comida. Es un defecto de las amas de casa, lo aprovechamos todo, pero nos creemos que nuestros hijos no han comido en un año y solemos echar demasiada cantidad en la cazuela. Pas de problème!

Le damos a todo una segunda oportunidad. En este caso se trata de aprovechar las judías y el caldo maravilloso que ha quedado en el fondo. Con añadir unas cuantas gambas- en este caso son congeladas- le damos un aire de plato de cuchara fabuloso y aprovechamos hasta la última gota de esa espesita salsa.

Ingredientes:

Judías del ganxet

Romesco

$ gambas

Almejas sobrantes

Perejil o cebollino

Preparación: lo dicho: al fondo de la cazuela, por efecto de la picada, la fécula de la patata del plato anterior y la judías, quedará un plato bastante espesito de un sabor muy marcado a marisco y pescado que ganará con un poco más de fondo que añadiremos  a la cazuela. En él, volcaremos  las gambas que previamente voy a marcar a la plancha. Deja reposar un par de minutos y sirve en plato hondo con cuchara. Tendrás algo parecido a una fabes con almejas, pero con un sabor más intenso por efecto de la suma de todos los ingredientes nuevos y viejos.

Pero aún queda más Romesaco!!!!!! Y quieres algo fresquito.

Pues prepárate este xató!

xato photo xato1_zpsd03cc92b.jpg

Ingredientes:

Una escarola ( mejor hazlo en invierno, que es cuando son baratas, buenas, blanquísimas, tiernas  y hermosas)

Bacalao desalado

Anchoas

Atún o bonito en aceite de oliva ( opcional)

Unas cuantas olivas de Aragón.

Más romesco.

Comments: Leave a Comment

BAR EUROPA. MATARÓ: PÁ IRSE DE PARRANDA

bar europa photo Bar-Europa-mataro-personas-mesa_zpsc6fa2d37.png

También es mala suerte que decidamos visitar este bar de Mataró justo el día en que el cortejo fúnebre de Peret cruzará sus calles. Parece este  mediodía de agosto un poco más lánguido y soporífero de lo habitual, tal vez en señal de duelo.

Nunca fui muy rumbera,  ni nací con la gracia del baile en vena, pero  sí me tocó vivir, con la algarabía propia del momento casidemocrático,  uno de los días de gloria de Peret, la eurovisiva noche del Canta y se feliz, y a mi madre -que en paz descanse-  le dio por tararear el Muerto Vivo en cada  una de sus salidas de hospital. Así que, como tributo a ambos, me voy a comer al bar Europa, que me han contado que es un local con mucha solera donde los ilurenses o mataronins suelen  dejarse caer para empezar bien el fin de semana.

 photo cazueladelangostinos1bareuropa1_zps55f55f2e.jpg

 Este, efectivamente, es un negocio, diríamos, entrañable, genuino, de los que invitan a tomar el café con leche en vaso largo apoyando el brazo en la larga barra, oteando el horizonte de las mesas, revisando el cortejo de señoritas que desayunan tostaditas de pan con mantequilla haciendo repicar las pulseras,  oyendo las conversaciones de trabajadores de madrugón y bocata de barra de cuarto, mirando con envidia y por el rabillo del ojo al que se come unos gelatinosos pies de cerdo en su sacrosanto almuerzo de tenedor ( esmorzar de forquilla). De todo hay, como en botica. Y más al mediodía, que hacen un menú por 8’80 que no está nada mal, si lo que uno quiere es comer, simplemente, algo reconocible en ambiente más o menos familiar. Ese día, por ejemplo, vimos unos fideos con costilla que podían acompañarse de segundo de un lenguadito- congelado, por supuesto- o un bistec y su ensalada, un menú  que viene  a ser lo que una llamaría “cocina casera”. Para algunos- solitarios por diversas razones, gente con prisa, adversarios feroces de los fogones- una rareza que no catarían jamás de no ser por estos escasos lugares donde a uno le llaman por su nombre y le dan mesa cerca de la tele. Siempre he valorado y reconocido la labor de algunos de estos humildes bares que dan de comer a una parroquia de gentes con necesidades diversas e intentan que su local sea lo más parecido a un comedor sin caer en el paternalismo de la beneficencia, o la sordidez del geriátrico, donde tarde o temprano todos comeremos.
carta bar europa photo cartacarnbareuropa_zps387d309b.jpg

 

Hay que señalar, sin embargo, que el trajín del menú impide que a los que queramos en ese momento comer a la carta se nos demore el servicio más de lo justificable. A pesar de la amabilidad de los camareros, creo que falta un poco de empuje en esta tercera generación que lleva el bar Europa. Hay que salir al encuentro del cliente y no al revés, no hay nada que moleste más que llamar a menudo a un camarero para que se acuerde de tu botella de agua o el postre que ya pediste hace media hora. Por cierto, este último apartado es de los grandes olvidados. Con los buenos higos que posaban en la puerta del bar me esperaba algo más suculento que unos simples higos macerados en algo con yogurt  mediocre y canela.
 photo losclientesbareuropa_zpsf78a41b8.jpg

 Sin embargo, el Bar Europa sigue teniendo encanto e interés culinario. La carta es inmensa, tal vez demasiado, pero a mí me gustó la idea de poder salir de la tríada croqueta-calamar-ensaladilla. Aunque la especialidad es el marisco y el pescado- alguna centolla posa en el escaparate- ese día tenía yo ganas de probar los primeros rossinyols, ¡después de tanta lluvia como nos ha caído! Eran gustosos, como cabía esperar en este tipo de plato simple, pero eché de menos la generosidad: hubieran podido ser más abundantes,  para  poder mojar el pan en su salsa negruzca  y arrastrar en cada mojada algún trozo de butifarra negra esparracada, pero se quedaron un poquito cortos. Batallé, por otro lado, con la eterna duda entre el garró y las galtas, que me chiflan, tanto al horno como guisadas, pero si había que recalentar, que era lo más probable, era mejor decantarse por las cazuelitas que se hagan al momento. Una manera de comprobar si se guisa dignamente, pero sin demasiado riesgo. Las frituras, aunque tienen buena fama, no nos atraían, habida cuenta del hartazgo de “pescaíto” que uno arrastra ya de todo el verano, y, desde luego, la escudella hubiera llamado un poco la atención.

 photo rossinyolsmejorbareuropa_zps4508453d.jpg

De modo que pedimos uns sipionets en su tinta, negra, negrísima. Estas pequeñas sepias sustituyen a los chipirones que se utilizan en el norte de España y son tan gustosas como estos últimos, aunque se pierda en textura por su diminuto tamaño.  Un plato correcto que  no comía desde hacía mucho tiempo, supongo que porque las diminutas sepias son muy escasas y porque su  negra salsa sólo sirve por estos lares para teñir pseudopaellas cuya única variante con un vulgar arroz es el color de su aspecto exterior. Otro de los elegidos en ese día de aspecto semidesierto y tristón fue una cazuelita de langostinos al ajillo, algo de lo más simple, pero que siempre peca de lo mismo: exceso de cocción. Sólo 3 minutos menos hubiera bastado para dejarlo impecable, pero valoramos el tamaño de los langostinos y que llegara a la mesa recién hecho. Para acompañar, un Albariño sin etiqueta que no pudimos fotografiar, pero que acompañó bien a la comida y el calor. Tienen una respetable carta de vinos a razonable buen precio.
 photo sipionetsoscurosbareuropa_zps38e433ff.jpg

 photo vino1bareuropa_zps8757f878.jpg

Para los no golosos el tema del postre es muy complicado, porque nos deja en la cuneta de la fruta desabrida. Yo opté por los higos, que son lo que manda la estación, pero no los obtuve frescos con algún acompañamiento a su altura, que es como lucen y se saborean más y mejor. Lo dicho: el apartado postre necesita revisión.
 photo figues2bareuropa_zpsf83ddd05.jpg

En definitiva, El Bar Europa, el de Mataró, que no es lo mismo- o tal vez sí-  que el de Sevilla, o el de Granollers, con su señor Parellada al frente de la fonda, o el cientos de bares Europa que se abrieron en este país hacia finales de los 50, acabados el racionamiento y los chinches, es aquel lugar donde, probablemente, dejaron sus huellas muchos de los que empezaban a soñar que un día podrían, ellos también,  irse de parranda, comer a dos carrillos, como en Europa,  y bailar, bailar, bailar…. hasta caerse muerto.

Bar Europa

http://bareuropa.net

CAMI RAL, 468
08302 Mataró (Barcelona)

Telf: 93 790 32 19

Precio aprox: 25 euros más vino

Menú mediodía: 8’80

https://www.youtube.com/watch?v=G9lOlS3eGOs

 

 

 

Comments: Leave a Comment